Alergia a alimentos

Alergia a alimentos, un problema en aumento.

Los casos de alergia alimentaria, está aumentando en los últimos años así como su gravedad; dicha alergia puede ocurrir a cualquier edad: desde el lactante hasta el adulto. La clínica que presentan los pacientes es muy diversa, pudiendo aparecer desde un simple picor en la boca, un eritema genaralizado, urticaria hasta un grave cuadro de choque anafiláctico.

La identificación del alimento causal es fundamental para poder proporcionar al alérgico las instrucciones oportunas de evitación tanto del alérgeno como de fuentes de alimentación donde éste pueda ir oculto o inadvertido, así como de la posible reactividad cruzada con alimentos relacionados. El diagnóstico se basa en una historia clínica minuciosa, pruebas alérgicas cutáneas y de laboratorio y, en casos seleccionados, las pruebas de provocación o tolerancia. En ocasiones será necesario utilizar el diagnóstico molecular para definir mejor el perfil alérgico del paciente en los síndromes de reactividad cruzada (p.ej., alergia a pólenes y vegetales, alergia a ácaros y mariscos crustáceos, etc.) y en los casos de alergias complejas.

El tratamiento se basa en las instrucciones de evitación del alimento causal y los relacionados y las medidas de tratamiento urgente en caso de una reacción. Desde hace unos pocos años, se está realizando en España el tratamiento de desensibilización: Éste consiste en una pauta de administración de dosis gradualmente crecientes del alimento al que el individuo es alérgico con el fin de inducir tolerancia oral al mismo.